domingo, 5 de março de 2017

La 'María' portuguesa: ¿Portugal, primera potencia productora de cannabis en Europa?



 La mayoría de los europeos consideran que Portugal es el “hermano pobre” del continente, un pequeño país venido a menos, conocido por sus costas soleadas, el bacalao y las toallas. En pocos años, sin embargo, la concepción del país vecino podría ser la de un Estado resurgente, enriquecido gracias a su nuevo estatus como el mayor proveedor de cannabis legal de la Unión Europea. Lo hará cambiando la 'maría' de la mítica canción de Carlos Cano por esa otra que, en forma de pitillo, se fuma en toda Europa; la 'María' portuguesa. Son cada vez más los Estados comunitarios que permiten el consumo de cannabis, pero no todos tienen capacidad agrícola para producir la planta y ninguno de ellos ha liberalizado su cultivo. La creciente demanda presta urgencia a la necesidad de hallar una fuente lícita de producción de marihuana.







 Portugal se posiciona para hacerse con este mercado virgen –cuyo valor estimado es de entre 15 y 35 mil millones de euros anuales, según un informe reciente de la prestigiosa Corporación RAND– gracias a dos proyectos de ley que prepara el Bloque de Izquierda, la tercera fuerza dentro del Parlamento luso. Sendos textos se centran en la legalización del consumo de la marihuana. Uno plantea su empleo para fines medicinales y terapéuticos, mientras el otro propone dar luz verde al uso recreativo de la droga. Pero la aprobación de cualquiera de las dos medidas conllevaría la modificación necesaria del restrictivo modelo de cultivo actualmente vigente en el país. Aunque el cultivo de cannabis sativa –especie a la que pertenecen tanto el cáñamo industrial como la marihuana– es técnicamente legal en Portugal desde 1993, la clasificación de la planta como substancia estupefaciente hace casi imposible conseguir las autorizaciones necesarias para su plantación. 



 Activistas del sector argumentan que la liberalización del cultivo de cannabis en Portugal sería revolucionario para el comercio agrícola nacional, devastado tras la entrada en la UE. Hablan de reactivar los campos del Alentejo y los valles del Duero, donde más de 100.000 hectáreas han quedado abandonadas por pequeños agricultores incapaces de competir dentro del mercado común europeo. Imaginan grandes plantaciones de marihuana creciendo donde antes se cultivaban tomates. Fuera del país el interés es incluso mayor, pues las grandes consultorías del negocio del cannabis reconocen que, gracias a su clima privilegiado, Portugal podría convertirse en una potencia capaz de satisfacer a los 12,5 millones de europeos que consumen marihuana de manera regular, como también los 87 millones que, según el Observatorio Europeo de Drogas y Toxicomanía, prueban la droga esporádicamente a lo largo de sus vidas. Crece el número de empresas del sector que aterrizan en el país vecino, atraídos por la fiebre del oro verde. 


POTENCIAL REAL La Marijuana Policy Group (MPG) es la principal consultoría del mercado internacional de cannabis. Ofrece asesoramiento económico y legal a entidades, a empresas y gobiernos de todo el mundo, ayudándoles a crear las infraestructuras para tener un mercado de marihuana lícito y funcional. Miles Light, economista del MPG, explica que Portugal tiene una oportunidad única para hacerse con el mercado europeo. “Se trata de un mercado poco explotado y el primer país que tome la iniciativa tendrá una ventaja fundamental”. Plantación autorizada de cannabis sativa en Portugal. Plantación autorizada de cannabis sativa en Portugal. Cedida Light considera que la tendencia hacia la legalización en Europa hará que el producto que antes se valoró por ser ilícito empiece a valorarse por su calidad. Los consumidores querrán buen cannabis y dejarán de consumir lo que actualmente llega de Marruecos y los Balcanes. “Ya lo hemos visto en EEUU, donde antes la marihuana era importada ilegalmente desde México. Desde que se legalizó, la red de suministro se ha invertido, y ahora hay clubes de cannabis en el Distrito Federal solicitando cannabis de alta calidad cultivado legalmente en Colorado. 



 “Portugal podría convertirse en el Colorado de Europa”, añade, refiriéndose al estado norteamericano que fue el primero en legalizar el cultivo, la venta y el consumo de marihuana a gran escala, y que actualmente domina el mercado estadounidense. Sólo en 2015 Colorado sumó 996,2 millones de dólares en ventas de cannabis medicinal y recreativo. Los beneficios no sólo fueron jugosos para las empresas implicadas, sino también para el propio estado, que ingresó 121,2 millones de dólares a través de los impuestos directos aplicados al negocio. Light dice que el clima cálido de Portugal le daría una ventaja durante el periodo inicial de producción hidropónica, cuando se emplean invernaderos para garantizar la calidad de la hierba. “La electricidad es cara en la UE y el clima luso permite ahorrar, reduciendo costes comparado con el norte de Europa”. El economista también señala que, a largo plazo, el sueño de grandes campos de cannabis podría ser factible para Portugal, pues son cada vez más populares los llamados derivados –óleos y comestibles– que pueden ser manufacturados con extractos de plantas cultivadas al aire libre.